Mini Pitayas

6,90 Iva Incluido

Mini pitayas rojas de la Axarquía, en Málaga, directas del agricultor. Compra esta fruta única y llena de sabor en la Huerta de Pancha. Podrás degustar el máximo dulzor que ofrecen las pitayas pero en un tamaño mucho más pequeño. Se envían recién recolectadas, sin hacerlas pasar por procesos de refrigeración que pueden estropear su sabor.


Limpiar

Descripción

Cultivo de mini pitayas de la Axarquía

En la Axarquía, en Málaga, tenemos el clima perfecto que necesita esta fruta tropical para poder crecer. Además, cuenta con la ventaja de que, al ser una planta de la familia de los cactus, puede sobrevivir sin mucha agua.

Nuestra zona cuenta con las condiciones óptimas de temperatura y humedad para el crecimiento de las mini pitayas. En la Axarquía, estas frutas obtienen el punto de maduración perfecto para mantener su pequeño tamaño y adquirir los nutrientes necesarios para que la fruta sea dulce y sabrosa.

¿Cómo se logra cultivar mini pitayas?

Las mini pitayas son de la variedad de pitayas rojas, y la forma de cultivarlas es similar. 

Para conseguir pitayas mini, en la Huerta de Pancha cuidamos de la planta hasta el momento en el que la fruta ha cambiado de color; ese cambio de color es el que marca el punto máximo de maduración de la fruta. En caso de las mini pitayas, cambian de color antes de llegar al tamaño de las pitayas rojas

Al haber llegado al punto de maduración, pero no al mismo tamaño que las pitayas rojas, las mini pitayas contienen los mismos nutrientes y el mismo sabor, pero concentrado en un tamaño mucho más pequeño. Por eso, las frutas son más sabrosas que las pitayas normales.

La cosecha de las mini pitayas se hace entre otoño y primavera, de manera escalonada, a medida que las frutas vayan consiguiendo el color rojo de su piel. 

Cómo recibirás las mini pitayas de la Huerta de Pancha

Nuestras pitayas son recolectadas en su punto más óptimo. Este punto no es igual que el de maduración. Para consumir la pitaya no hay que esperar un plazo puesto que están listas para el consumo (ready to eat). Nuestras mini pitayas pueden ser blancas o rojas y su peculiaridad reside en su calibre pequeño pero de igual sabor. La pitaya es una fruta frágil, por eso, siempre la intentamos empaquetar lo mejor protegida posible, para evitar daños en el transporte. Intentamos que la fruta llegue a tu mesa con la mayor calidad y en las mejores condiciones posibles.

Origen de la fruta del dragón o pitaya

La fruta del dragón es una fruta exótica que se origina en países del sudeste de Asia. Se puede encontrar en Vietnam, Tailandia, Filipinas, Malasia, Camboya y Laos. Esta fruta se conoce también como pitaya, pitahaya o fruta de dragón rojo.

Se trata de una planta trepadora que puede alcanzar los 10 metros de altura. Tiene un tallo delgado y espinoso, y las flores son blancas con un tono rosado. Las frutas son de color rojo, amarillo o blanco, y tienen un sabor dulce.

Se cultiva en climas cálidos y soleados, en suelos ricos en materia orgánica. La fruta del dragón es una planta que requiere poca agua, ya que es de la familia de los cactus, por lo que es ideal para cultivarla en zonas de sequía o, en general, donde haya poca humedad.

Cómo se comen las mini pitayas

Las mini pitayas, se pueden tomar en crudo, simplemente cortando la fruta en cuartos o en rebanadas, y quitando la piel. Otro método aún más fácil es abrirla en dos partes y sacar la pulpa directamente con una cuchara. Al ser pequeñas, también puedes consumirlas cortando una esfera en una de sus bases e introduciendo una cuchara, al igual que el kiwi. Será el desayuno perfecto o un buen aperitivo para saciar el hambre a cualquier hora del día.

La pitaya también tiene varias utilidades en cocina. Suele usarse a menudo como una guarnición llamativa, como ingrediente tanto de la cocina dulce, de ensalada o en smoothie o batido. También hay quienes preparan con ella mermelada o helado, en definitiva, cualquier postre. 

El truco para exprimir al máximo su sabor es acompañarla con un chorro de zumo de limón.

Cómo conservar las mini pitayas

Nuestras pitayas se deben conservar en un lugar fresco, seco, alejadas de los focos de calor y sin entrar en contacto directo con la luz del sol. Pero fresco no quiere decir que haya que meterlas en la nevera, es suficiente con mantenerlas en el cajón de las verduras. No recomendamos meterlas en la nevera porque, al ser una fruta tropical puede verse alterada su textura y sabor. Aunque puedes meterla en la nevera un ratito antes de consumirla si te gusta comerla fresquita o si inevitablemente necesitas preservarla algo de más tiempo.

 

 

 

 

Información adicional

Formato

1 kg, 2 kg, 500gr

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.